Oración para que todo salga bien

¿Buscas una oración para que todo salga bien? Haga una oración para que todo salga bien, sin importar el área de necesidad: amor, trabajo o en la cirugía. El Señor Jesús nos reveló a través del relato de Jabes que su vida cambió a través de la oración. Porque era el hermano más notable por su devoción por hablar con el Señor. Suplicando gracias, porque siempre rezaba para que todo saliera bien. Jabes oró con fervor de la siguiente manera: “Señor, bendíceme mucho.

Después de haberse dado cuenta de que estaba recibiendo un sinfín de bendiciones, cambió el contenido de la oración a: «Señor Dios, extiende mis límites». En cuanto recibió otra bendición, volvió a cambiar la oración por: “Que tu mano esté conmigo”, con lo que recibió la ayuda del Señor para gestionar las gracias recibidas y los límites ampliados.

Finalmente, oró: “Líbrame del mal”, ya que cuando una persona recibe muchas gracias del Señor, puede ser perseguida por lo mismo que le pidió a Dios que lo librara de cualquier mal.

Oración por el trabajo a realizar

Amado Señor, quiero darte las infinitas gracias por cómo me has creado, por los dones y talentos que has puesto dentro de mí, y confío en que soy la mejor persona para este trabajo.

Estoy agradecido con todas las personas con las que trabajo, incluso con las que no me gustan o no entiendo muy bien.

Te pido que me des la fuerza para alcanzar las metas que te has marcado para siempre dar lo mejor de mí durante mi tiempo en este puesto.

Me da sabiduría y conocimiento sobre mi trabajo diario, incluso en un entorno hostil.

Ayúdame a hacer lo mejor que pueda y a mantenerme siempre positivo y esperanzado.

Por favor, calme las quejas y las desilusiones de mi corazón. Con su gran y perfecta paz, y permítame encomendarle mi trabajo.

Vísteme con las ropas de alabanza y justicia de Cristo. Y Dios, para que yo te traiga gloria donde estoy trabajando.

Te pido Señor, que puedas permitirme saber cual es mi verdadera identidad. Y así poder caminar confiadamente en tu nombre. Y tratar de complacerte más que a aquellos con quienes trabajo. Donde haya controversia, permíteme ser un pacificador.

Si hay un error, déjame ver la verdad. En caso de desesperación, ¿puedo traer esperanza? Si hay miedo, ¿puedo traer amor y fe? En medio de la oscuridad, ¿puedo traer luz? Con el dolor, ¿puedo traer alegría? En tu majestuoso poder confío en mi amor. ¡Creo en su gran fuerza para ayudarme en la vida!

¡Amén Dios mío!

¡Amén, Señor!