Oración para la bendición y el favor de Dios sobre nuestras vidas

Al decir una oración pidiendo la bendición y favor, nos estamos agradeciendo a nosotros mismos y a alguien más en sintonía con el poder de Dios sobre nuestras vidas. La oración de bendiciones debe estar siempre presente en nuestra mente. Con ellos, podemos constituir una especie de salvación a nuestro alrededor, que solo permitirá que entren en nosotros cosas positivas y alejen los pensamientos negativos.

A través de las Escrituras, Dios Padre nos muestra que sus bendiciones no están llenas de dolor, lo cual es crucial a la hora de identificar los dones que vienen de nuestro Dios, para que podamos tener la ayuda necesaria tanto para el alma como para el cuerpo.

El Señor Jesucristo es quien puede guiarnos con su santa palabra y sangre poderosa, en los mejores y peores momentos. En base a esto, debemos mantener la bendición dentro de nuestras vidas para que podamos estar protegidos y nunca sentirnos impotentes. Por lo tanto, pida bendición y protección en la oración de beneficios de todos sus amigos y familiares para que Jesús los proteja.

Oración por la bendición financiera

Padre, te pido tu bendición. Oro para que mis manos puedan traer abundancia, riqueza y buenas vibraciones a todo lo que pasa por ellas. Bendice a todos los que trabajan conmigo. Bendice mis sentimientos y pensamientos para evitar ser negativo, para que solo tenga amor para ofrecer. Llena todas mis palabras de bendiciones, excluye las cosas de las que luego me arrepentiré, Padre. Déjame llevar tu nombre a la persona que lo necesite. Deseo ser tu imagen viva, mi Señor. ¡Oh! Hermoso Rey, bendice a todas las personas que amo mi Señor. Te lo pido encarecidamente en el nombre de Jesús.

¡Amén!

Oración por un día bendecido

Padre Todopoderoso, gracias por este día. Eso es solo el comienzo. Gracias por la oportunidad de acercarme a usted. Para poder darte todo mi servicio como lo he hecho hasta este momento mi Dios. Gracias por mi familia, mis amigos y todo lo que me rodea que me acerca a ti, mi Señor.

Permíteme ser un ejemplo de tu bondad llevando tu palabra. De esta forma podré orientar y enseñar tu nombre, el que me llenó de aire cuando más lo necesitaba. Nunca me has dejado solo, y esto es algo que todos deben saber, para que vengan a ti y vean tu gracia, en la tierra y en el cielo.

Bendice mis palabras. Llena mis manos de tu sangre pura, para que tenga éxito en mi trabajo. Deseo ser más talentoso y exitoso en el cumplimiento de mis sueños porque sé que el éxito está asegurado con su empresa.

Quiero ser tu fiel servidor. Por eso anhelo de todo corazón poder transmitir siempre tu paz. Moldéame a tu imagen. Dejo en tus manos lo que seré en el futuro y realizo en mí los cambios que consideres necesarios, para glorificar tu nombre.

¡Amén!