Oración para poder experimentar el bautismo

El bautismo es una de las ceremonias de fe en Dios más importantes de cualquier religión. Es el acto en el que una persona recibe por primera vez su devoción y comienza a establecer su vida en base a la creencia que ha adoptado. En la fe católica, el niño es bautizado unos meses después del nacimiento. Cuando se hace el bautismo, los padres de los bebés tienen que hacer el compromiso con el Señor, vinculando a sus hijos a la fe católica, incorporándola a la obra de Dios.

Por tanto, los niños comienzan su vida protegidos por el amor de Dios, con fe y esperanza de buenos días. El bautismo es un sacramento que debe incluirse en presencia de cristianos fieles.

Oración para poder experimentar un bautizo poderoso

Dios Todopoderoso, que la gloria y la honra sean contigo. Hemos venido ante ti para glorificarte, que nos has dado para formar nuestra familia. Ha venido a llenar nuestras vidas de alegría y emoción, por eso debemos guiarlo en su camino a través de su vida.

Glorificamos tu nombre santo Dios, para que, desde hoy, en este bautismo y oración, comience su vida contigo como guía y protector. ¡Que pueda crecer teniendo el pleno conocimiento de que tu Espíritu Santo es su protector! Que con paciencia para esperar el cumplimiento de sus promesas. Cree en sus palabras y enseñanzas, comunión y comportamiento.

¡Amén!

Oración bautismal para un niño

¡Oh! Rey de Reyes, estamos aquí ante usted para presentar a nuestro hijo. Gracias en todo momento, por ser los padres de este magnífico hijo. Estamos comprometidos a cuidarlo, amarlo y guiarlo en la dirección correcta en todo el mundo.

Te pedimos que derrames tu bendición sobre él, para que disfrute de una vida acompañado de su Creador. Que comprenda su propósito en esta vida. Que se someta a su fe para tener una vida de gracia y felicidad.

Querido Padre, queremos que él acepte tus enseñanzas, se convierta en un gran líder y disfrute del don de la palabra para ayudar a los demás.

¡Amén!

Oración por los padrinos del bautizo

Jesucristo, queremos presentar en la iglesia, por el agua bendita, un niño que vino al mundo con un propósito que tú estableciste para él.  Te pedimos con esta oración que tengas en tus brazos a este angelito lleno de amor, luz y le des el don de tu espíritu.

Te pedimos que, por el poder del Espíritu Santo, sea un niño ferviente, atendiendo tus mandamientos y oraciones, sintiéndose siempre guiado por ti. Que su fe permanezca intacta incluso en los momentos más desafiantes, y que nunca dude de ti.

Por favor, le pedimos que oriente y apoye a sus padres y padrinos. Llénalos de amor, ánimo y sabiduría para que cumplan las promesas que te hicieron hoy.

Haznos sentir la alegría de la verdad de que todos están genuinamente comprometidos con este bebé, siempre para ser guiados por el camino correcto.

¡Amén!