Oraciones para evitar enfermedades (Coronavirus – COVID19) 100% EFECTIVO




Todos en algún momento de nuestra vida nos encontramos en una situación en la que sentimos que nos estamos consumiendo por la enfermedad y la desdicha. En ocasiones, podemos incluso llegar a sentir que el miedo y la incertidumbre son más poderosas que nuestra fe. 





Sin embargo, como buenos cristianos no podemos dejar que nuestra fe se derrumbe ante cualquier situación. Es nuestro deber recurrir a la herramienta más poderosa que tenemos para armarnos de fe y seguridad: La Oración.  

Hoy en día, no podemos negar que vivimos en una situación en que no sabemos que puede llegar a suceder con la pandemia del Coronavirus. Muchas personas han padecido de esta terrible enfermedad, y aunque la mayoría de ellas se recuperan, nunca está de más tener a la mano todas las medidas preventivas para que nuestra familia esté a salvo.  




A continuación, te compartiremos algunas de las oraciones más poderosas para combatir y evitar enfermedades, incluidas el coronavirus y cualquier otra que pueda llegar a molestar a tu familia.  

¿Por qué realizar oraciones para evitar la enfermedad? 

Es verdad que las enfermedades son parte de la vida, y cada que se presentan ante nosotros forman parte del plan perfecto de Dios, y tienen como finalidad dejarnos alguna enseñanza, o incluso volvernos más fuertes.  

Aun así, al ser hijos amados de Dios, tenemos la oportunidad de utilizar la oración para que nos brinde la salud y la alegría que necesitamos en nuestra vida diaria, para que mantenga también protegidos a nuestros hijos y a nuestros seres queridos.  




La oración es un regalo que Jesucristo nos enseñó para poder comunicarnos con Dios Padre, y nosotros podemos utilizarla en tiempos difíciles, como el que estamos viviendo hoy en día.  

No sientas temor al usar el poder de la oración, ya que es el regalo más sagrado que tenemos y la mejor manera de comunicarnos con Dios. Aquí te presentaremos algunas de las oraciones más milagrosas y poderosas con las que podrás mantener alejada cualquier enfermedad.  

Siempre recuerda que un granito de fe puede mover montañas, si tienes fe y la depositas toda en el poder de la palabra, podrás encontrar que los milagros son posibles, que Dios te escuchará y que él te protegerá y te brindará de todo lo que necesitas para mantenerte sano y afrontar estos tiempos difíciles.  




Todo lo que vivimos es parte de los planes perfectos de Dios, y él guarda en cada momento difícil una enseñanza, una lección y una oportunidad de volvernos mucho más fuertes. Podemos encontrar en cada situación negativa una oportunidad para volvernos más cercanos a él, para reencontrarnos con nuestro amado padre y rendirnos ante la inmensidad del amor que tiene para entregar a sus amados hijos en la tierra.  

Nunca dudes del poder de la oración, ya que es el regalo más preciado que tenemos y la manera más pura de comunicarnos con nuestro Creador. La oración es el camino a la salvación, a la redención y a lograr la gloria eterna que nos ha prometido nuestro señor Jesucristo.  

¿Qué hacer antes de rezar esta oración? 

De la mano de la oración, vienen nuestras acciones como cristianos hijos de Dios. Es muy importante que de nuestra boca emanen las palabras que reflejan las intenciones de nuestro corazón; y que nuestro cuerpo sea el vehículo de Nuestro Señor para obrar con amor hacia nuestros semejantes, predicando no solo con la palabra, también con el ejemplo.  




Antes de rezar estas oraciones, te recomendamos que encuentres un lugar donde te sientas cómodo y tranquilo, donde te permitas conectarte con Nuestro Señor Jesucristo y que puedas concentrar toda tu fe las oraciones. 

Estas oraciones son sumamente poderosas, por lo que puedes rezarlas desde tu hogar, sin tener necesidad de salir de tu casa para que estas sean igual de poderosas y efectivas.  

Si vas a rezar junto con tu familia, sigue las medidas de seguridad que se indican. Asegúrate que todos se laven sus manos y que mantengan una distancia considerable entre cada uno. Recuerda que es importante que nuestras acciones sean congruentes con lo que decretamos, por lo que debemos atender todas las medidas de seguridad en cada momento.  




Oraciones para evitar las enfermedades 

“Oh Cristo misericordioso y sanador,  

A ti te amo y te alabo con toda mi alma y todo mi corazón 

Eternamente agradecido contigo estoy por haberte entregado en la cruz 

Que para salvarnos entregaste tu cuerpo a cambio del perdón de nuestros pecados 

Hoy me acerco a ti sabiendo que siempre estás a mi defensa y protección 

Porque todo lo ves, todo lo sabes y nunca nos abandonas 

Pues eres tu quien concibe la vida en la abundancia,  

Y que solamente tu poder es capaz de curar enfermedad y dar salud 

Porque como buen pastor cuidas siempre de tu rebaño 

Y buscas su bienestar y plenitud.  

Te ruego señor desciendas sobre nosotros 

Para brindarnos de tu protección y amparo 

Para que tus amados hijos no padezcan de enfermedad 

Oh señor en los cielos, con infinito amor, bondad y misericordia,  

No desampares a quienes te rogamos por salud 

Porque tu dijisteis “Yo soy la resurrección y la vida” 

Y en tu palabra nos cubrimos para encontrar la salud y vencer la enfermedad. 

Sabiendo que quien te recibe y lleva en ti puede superar cualquier dolencia 

Acabar con la enfermedad y encontrar nuevos caminos hacia la gracia eterna. 

A ti recurro, lleno de esperanza, sin dudar de tu poder 

Imploro a tu sagrado corazón que seas compasivo 

Que escuches al ciego de Jericó  

Aquél que sentado junto al camino te suplicó en voz alta 

“Jesús, ten misericordia de mi” 

 que le respondiste sin dudar  

“Tu fe te ha salvado, recupera tu vista” 

Y tú poder infinito hizo que su vista recobrara.  

Te pido señor mío, con toda mi fe y con todo mi corazón 

Que devuelvas la salud a toda nuestra nación.  

Que deposites tu misericordia sanadora en tus hijos amados.  

Y que protejas a quienes son temerosos de ti y siguen tu palabra.  

Oh señor Omnipotente y sempiterno, 

Dale la eterna salud a quienes creen en ti.  

Escucha a quienes oran por su salud y tráeles el bien a tus siervos 

Ayuda a quienes imploramos el auxilio de tus brazos sanadores.  

Para que recobren su salud y puedan servir a tu Iglesia ferviente.  

Te lo pedimos por favor, bajo la gracia, de manera perfecta, en armonía para todo el mundo. Amén.” 

“Padre Misericordioso, padre omnipresente, padre sanador: 

Con confianza tus hijos amados te pedimos que el COVID-19 deje de hacer daño, y que pronto se pueda controlar esta pandemia, para que en tu infinito poder y misericordia le puedas devolver la salud a los afectados y la paz a las localidades en que ha llegado. Te pedimos señor que acojas en tus brazos a todos tus amados hijos que han fallecido por esta enfermedad, para que puedan descansar en tu eterna gloria. Te pedimos señor que les des pronta resignación a sus familias y que encuentren consolación en tu persona.  

Señor mío, te pedimos que sostengas y protejas a todos los médicos, enfermeros, y profesionistas que han combatido a esta enfermedad. Bendice señor sus cuerpos para que estén protegidos y que puedan seguir trabajando para erradicarla. Señor padre, que eres el médico de nuestras almas y nuestros cuerpos, te pedimos que no nos sintamos desanimados en esta situación de emergencia internacional, confiamos en ti para que nos des tu paz eterna, tu salud, y tus fuerzas para que todos podamos contribuir a que esta epidemia se acabe pronto. Amén 

Recomendaciones generales para rezar estas oraciones 

Si vas a rezar en voz alta junto con tu familia, asegúrate que todos se hayan lavado las manos antes. No es recomendable por el momento asistir a congregaciones masivas o eventos donde haya mucha gente, debido a que esto aumenta el riesgo de contagio. No te preocupes, puesto a que el poder de estas oraciones es tan grande que puedes hacerlas desde tu casa y serán igual de efectivas.  




Si empiezas a tener síntomas, no te esperes y llama a tu unidad de salud para que te den las recomendaciones para actuar. Recuerda que el coronavirus es una enfermedad que en la mayoría de los casos es tratable y puedes curarte por completo, pero debes de actuar rápido y con precaución. Nuestro deber como cristianos es cuidarnos a nosotros y al prójimo, por lo que debemos de actuar rápido para disminuir el número de casos lo más posible. 

En conclusión: 

Vivimos una época en que es necesario tomar medidas de precaución para reducir el número de casos de COVID-19 lo más posible. Sin embargo, no debes de tomar. Resguárdate en el poder de la oración para encontrar paz interna y tranquilidad, sabiendo que eres un hijo amado de Dios y que podrás superar cualquier obstáculo que se te presente con ayuda de Dios. Adicionalmente, no te olvides de seguir las medidas de salubridad recomendadas para cuidarte a ti y a tus seres queridos.  

loading...