Oración contra la envidia en el trabajo

La envidia es poderosa, pero se la puede quitar de su vida, su trabajo y su matrimonio. Con estas oraciones para alejar la envidia, puede protegerse del mal, el peligro, los enemigos, la falsedad y la deshonra.

Con la oración, que es la palabra de Dios, podemos eliminar la envidia de nuestras vidas y tener paz, justicia y bendiciones del cielo. Dios siempre pone en nosotros la fuerza para superar cualquier obstáculo y quitar la envidia de nuestro entorno no debe ser la excepción.

Las herramientas dadas por la Oración del Señor a través de Sus enseñanzas, algunas simpatías y oraciones contra la envidia de abajo, podrás eliminar cualquier espíritu maligno de envidia que esté cerca de ti.

Oración para acabar con la envidia y el mal de ojo

Señor, me enseñaste que la envidia solo puede causar daño y dolor. Aunque este sentimiento está en nosotros Señore y lo sabes, sé que te duele ver cómo los humanos dejamos que nuestra alma y nuestros pensamientos sean consumidos por la envidia, incluso en situaciones que parecerían tontas. Nos has dado la fuerza para luchar contra él y dejarnos vencer el mal.

Por eso hoy les pido que intercedan por el alma y el espíritu de todos los pecadores. Jesucristo, entregó su vida por nosotros. Permítanos redimirnos y corregir nuestros errores.

Veamos que la envidia solo trae destrucción, que siempre va acompañada de ira y rabia. Sabemos que todos los sentimientos negativos que permitimos en nuestro corazón empobrecen el alma, la hacen más sustancial y más manipulable frente a más maldades. Permíteme sentir solo amor, compasión, humildad y alegría, porque estos son los sentimientos que me recuerdan tus enseñanzas y pensamientos.

Amén.

Oración contra la envidia en el trabajo

¡Señor Jesús! Obrero divino y amigo de los trabajadores, te consagro esta oración. Mira la empresa y todos los que trabajan conmigo. Presento mis manos, pidiendo habilidad y talento. Quiero pedirte que bendigas y cubras todos mis pensamientos y mi mente, dándome sabiduría e inteligencia para hacer bien lo que se me encomiende y resolver los problemas de la mejor manera.

Te ´pido que bendigas a todos los que usaste y también a todas las personas con las que hablo. Deshágase de las personas deshonestas, mentirosas, celosas y malvadas. Envía a tus santos ángeles guerreros para que me ayuden y protejan, porque me esforzaré por hacer lo mejor que pueda y, al final de este día, quiero darte las gracias.

Amén.