Oración a Yemayá para tener su completa atención

La reina Yemayá es la diosa de la fertilidad femenina, reside en las aguas; también protege a los bebés durante el parto. Se la muestra como una mujer joven; la inmensidad de sus pechos indica su fertilidad. Su belleza también se enfatiza.

En su día de celebración, el 2 de febrero, se colocan flores, espejitos, frascos de perfume, peines, lápices labiales en pequeñas embarcaciones en el mar como obsequios, mientras se hacen oraciones.

Oración a Yemayá por amor

Con esta oración, oro para que la dama pueda acudir a mi pedido para encontrar el amor y apartarse de mi rumbo, enemigos y barreras y ahogar en mí mis miedos.

¡Mi dolor y dolor no llegaron a mi casa! ¡Que su grandeza sea la enorme riqueza que me puedes prescindir! Sea cual sea tu nombre o cualquiera que sean las costas que besen tus aguas, cualquiera que sea el ritmo incesante de tus olas, tus mares, mi fe en ti, lo deposito, como parte de la creación de Dios en la tierra.

¡Amén!

Oración a Yemayá para abrir puertas

Madre protectora nos confía tu séquito de auxiliares, sirenas, ninfas, para que sean nuestras guías, protectoras, poderoso consuelo y aliento durante las tormentas de la vida terrena.

Sea nuestro guía, nuestro faro, nuestra protección. Sé siempre la estrella divina resplandeciente que nos guía, para que nunca perezcamos ni nos falte el camino seguro que nos alejará del mar revuelto de la vida material. ¡Por favor pide abrir mis caminos!

Aceptar mi humilde devoción como símbolo de mi cariño y esperanza, para que pueda recorrer el camino vital con la mente y el cuerpo despejados, sin los fluidos nocivos que puedan entorpecer mis actividades.

Amén

Oración a Yemayá por protección

Divino y dulce protector de los pescadores y que gobierna a la humanidad, danos protección. Oh dulce reina, limpia nuestras auras, líbranos de todas las tentaciones de nuestra vida diaria.

Mi protectora reina Yemayá, tú que curas a todos los afligidos, consejera de los afligidos. Madre de todos. Quiero darte las gracias por todo lo que nos concedes. Quiero ser digno de tu luz dorada. Que reparte caridad y amor entre todos sus hijos.

Te agradezco, Madre, por atenderme en las oraciones que recurro a Tus divinos poderes. ¡Gracias! Me inclino ante tu presencia, en mis oraciones y te suplico un trabajo. ¡Rezo por protección para aquellos que le dedican profundo amor y oraciones! ¡Que tu bendita aura continúe protegiendo y vibrando bondad!

 

Mi madre, querida Yemayá, asegúrate de que consiga un trabajo en una semana y que en este trabajo pueda hacer el mejor trabajo posible. Que me respeten y me reconozcan por mi trabajo y esfuerzo en este trabajo, que haga verdaderos amigos y sea muy feliz en este trabajo.

Gracias por mi Reina Yemayá sé que me atenderán, porque tienes el poder para ello.

¡Que así sea!